SóLO SE VIVE UNA VEZ

Sólo se vive una vez

Hoy es un día un tanto triste para nosotras y queríamos hacer una reflexión que llevamos tiempo rumiando… No queremos añadir más pesimismo en estos tiempos duros, pero nos apetecía compartirlo con vosotras.

Voy a dejar de hablar en plural para hablar como persona. Soy Ana, la que maneja los hilos de WOM. Toda aquella persona que me conozca, sabe que soy de caracter optimista. Incluso hace poco me describieron como tropical, y me encanta. Porque es cierto que suelo relativizarlo todo e intento ver el lado positivo a las cosas, incluso en los momentos malos como el que estamos viviendo. Quito mucho hierro a los problemas y pa´lante. Es una maravillosa herencia transmitida por mi madre y reconozco que hace la vida más fácil.

 

Además, porque mis circunstancias y mi entorno me lo ha permitido, también hay que decirlo. He podido estudiar, viajar, vivir y trabajar de lo que he querido.  No quiero hacer un discurso super happyflower de que con esfuerzo y pasión todo se puede. Ya que a veces no, por circunstancias sociales, económicas, personales… y no todo el mundo tiene las mismas oportunidades, de eso no hay duda.

 

Pero aún así nunca he entendido a las personas que dejan siempre para mañana las decisiones, los sueños o los objetivos. Hablo de personas en situaciones parecidas a la mía, que se ven abocadas a una vida rutinaria, con más miedo a los cambios que a luchar lo más mínimo por lo que quieren. Siempre he creído en la frase de que es mejor arrepentirse de lo que has hecho que de lo que no. Porque los «y si hubiese hecho…» son fatales. Y cada día estoy más convencida de ello.

 

Escribo esto hoy por ser un día un poco particular, el Día del Padre. Mi padre era una de estas personas, al menos en ciertos aspectos. Le podía la necesidad de seguridad futura, de posponer las cosas por miedo… Siempre hablaba de que lo haría tras la jubilación. Y la vida es tan perra, que casi no pudo disfrutar de ella. Y es una de las cosas que más me duelen al recordarle. El no haber podido pegarle más ese ímpetu mio y haberle arrastrado conmigo a Petra o a Kenia, algunos de sus sueños viajeros desde hace más de 20 años, sin aceptar un no por respuesta.

 

Y escribo esto hoy, porque no sólo no es un Día del Padre cualquiera porque él ya no está conmigo. Si no porque estamos viviendo una situación insólita y excepcional que nadie hubiese imaginado. Otras crisis que vamos a comernos de lleno casi sin habernos dado ni cuenta. Y en un día como hoy vuelvo a pensar en él y reflexiono sobre la fugacidad de nuestras vidas. Cómo ayer estábamos pero hoy ya no. Cómo ayer teníamos una vida normal y hoy ya no, y no sabemos por cuanto tiempo. Cómo se pasan los años y no hemos cumplido esos sueños viajeros, esas experiencias locas, ese cambio que siempre dijimos que haríamos y seguimos igual.

 

Porque vida no hay más que una. Es tuya y es ahora. Y lo que más me gustaría que recordaran de mi cuando no esté, es que vivió como quiso. Por eso os animo en estos días de encerramiento forzado a meditar y reflexionar sobre qué os falta en vuestra vida y cómo se puede cambiar. A veces es algo tan tonto como teñirse de rubia o hacerse un tatuaje. Otras gastarse los ahorros en el viaje de tus sueños o en mandar a tu jefa a tomar por saco. Tal vez no todos son posibles. Pero recuerda que sólo se vive una vez y cuanto menos tengas de lo que arrepentirte, mejor.

 

Para ayudarme a pasar el duelo estoy yendo a terapia y la primera tarea que me han mandado ha sido que cada día, al levantarme, tire una moneda. Si sale cara, ese día tendré que hacer algo que acerque mi vida a cómo me gustaría que fuera y que nunca hago. Por ejemplo, tomarme un vermú un miércoles tomando el sol desde mi ventana, leer ese libro que lleva meses esperándome en la mesilla o un baño relajante en soledad con pestillo echado sin hijos, parejas… Y si sale cruz, la vida sigue como seguiría cualquier otro día del año, con sus tareas, responsabilidades y obligaciones. Parece una chorrada pero me está ayudando a luchar contras las sombras y a mantener objetivos claros, a corto plazo y placenteros. Por si os ayuda a sobrellevar estos días duros y, a largo plazo, a hacer eso que siempre quisisteis y habéis ido posponiendo porque otros/as se merecen tu tiempo más que tú misma…

 

Con esto acabo. Sólo que necesitaba recordar a mi padre y homenajearle de alguna forma. Él siempre creyó en mi y en WOM. Así que se merecía un huequito en este espacio de mujeres. Me enorgullece lo bien que me educó y me hizo que confiara en mi por encima de todo. Lo que me ha permitido tener la vida que he elegido con pasión, optimismo y fuerza. ¡Gracias, papá! Estaré a la altura. Te quiero.

 

 

 

Queda prohibido no sonreír a los problemas,

no luchar por lo que quiero,

abandonarlo todo por tener miedo,

no convertir en realidad mis sueños.

Pablo Neruda

solo-se-vive-una-vez

Regalo de mi padre para mi primer viaje a Egipto

¿NOS CONOCEMOS?

  • Teléfono y whastapp: +34664460302
  • Escríbeme para concertar una cita telefónica.

  • Email: [email protected]

 

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!


Al suscribirte, aceptas el Aviso legal y la Política de Privacidad. 1. Responsable de los datos: WOM Viajes.2. Finalidad de los datos: resolución de dudas relacionadas con el servicio de viajes que oferta la web y envío de boletines y ofertas.3. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Dinahosting y la newsletter en Mailerlite.4. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información

¡SUSCRÍBETE A NUESTROS CANALES DE DIFUSIÓN!

¡Cuéntame!
1
¿Te puedo ayudar?
HA LLEGADO EL MOMENTO. El momento de emprender un viaje.

¿Dónde? Aún no lo sabes.

¿Con quién? Ni idea. A lo mejor es que no lo quieres saber y sólo quieres fluir y ver qué pasa 😍

El viaje, primero, tiene que empezar en ti. Lo demás es secundario.

Soy Ana, ¿te puedo ayudar a cumplir tu sueño?